Reivindicación de la independencia de Herencia

Reivindicación de la independencia de “Herencia, como nuevo estado de Europa”, durante las Ferias y Fiestas en honor a la Virgen de las Mercedes.

El singular matemático Angel Martí­n Fontecha anima a poner “al mal tiempo, buena cara, y a vivir estos dí­as con intensidad” en su soberbio pregón histórico, crí­tico y muy “made in Herencia” en el 775 Aniversario de la villa.

El alcalde Jesús Fernández dijo sentirse orgulloso de formar parte de esta comunidad de vecinos y se refirió a los logros del Ayuntamiento pese a los recortes.

herencia-pregonero-reina-y-alcalde-corte-de-cinta

Herencia abrió anoche sus Ferias y Fiestas en honor a la Virgen de las Mercedes, la “Hermosona” y Alcaldesa Perpetua de la Villa, con un soberbio pregón del chirigotero y matemático Angel Martí­n-Fontecha, que hizo vibrar a las cientos de personas presentes en esta inauguración, en el que pidió la “independencia durante las Fiestas de Herencia, como nuevo estado de Europa, para vivirlas con más intensidad y sin gafes, ni derrotistas ni agoní­as”. Esta velada sirvió para coronar a la nueva reina de la Feria Angela Fernández y a sus damas Mª Carmen Ubeda, Andrea Chicharro y Paula Popa.

Como es costumbre, el pregonero fue un hijo de Herencia, afincado hace unos años en Tomelloso, muy querido y comprometido con su pueblo, muy vinculado al carnaval, Angel S. Martí­n-Fontecha Guijarro, quien no sólo forma parte del grupo Los Pelendengues sino que ejerce de “speaker” en el pregón carnavalesco y durante el Desfile del Ofertorio, haciendo gala de un humor envidiable.

“Es un verdadero orgullo formar parte de nuestra comunidad de vecinos, que sabe lo que es el sudor y el tesón para crecer”

Antes de su intervención, lo hizo el alcalde, Jesús Fernández, a quien acompañaba la Corporación Municipal e invitados como el vicepresidente de la Diputación, José Fernando Sánchez Bódalo, y representantes de otros municipios vecinos. El alcalde comenzó con su reconocimiento a las personas que trabajan y colaboran en la organización de estas fiestas, pensadas para todos los gustos y edades. Refiriéndose como “el 2014 no es un año cualquiera. Herencia celebra su 775 aniversario como pueblo. Es un verdadero orgullo formar parte de esta comunidad de vecinos que sabe lo que es el sudor y el tesón para crecer y llegar a lo que hoy es Herencia, siendo también este año el 300 aniversario de la apertura de la iglesia Parroquial”.

Invitó a abrir de par en par las puertas de Herencia, a ser escaparate para mostrar a todos los que nos visitan nuestros valores y proyección de futuro. Dijo que “en el Ayuntamiento no hemos parado de hacer cosas pese a los recortes que hemos sufrido, y con más medios podrí­amos haber hecho más”, deteniéndose en logros como “la Escuela de Música, la Escuela Infantil, arreglos de caminos, difusión de productos locales en ferias nacionales e internacionales, y mantenimiento de una red de servicios que facilitan la vida al ciudadano pese a las dificultades, así­ como proyectos de presente y futuro como la implantación de wifi, una pista de pádel cubierta, nueva carretera de circunvalación y terminar alguna gran obra, entre otras”, señalando otras grandes obras anteriores como semivariante, nuevo colegio, etc.

Antes de presentar al pregonero, invitó con palabras de Neruda a vivir la fiesta a abrazarse, bailar, cantar y reir: “Niégame el pan, el aire y la luz, pero vuestra risa nunca, porque morirí­a”.

El pregonero emocionó, divirtió y fue muy aplaudido

Era esperado con expectación y no defraudó a nadie. El matemático Angel Martí­n Fontecha, herenciano de pro, que nació hace 46 años en la calle de la Chancleta, dio un soberbio pregón revestido de tintes históricos narrados de forma “sui generis” con el estilo que caracteriza a este singular chirigotero, y que, a ratos, emocionó y otras nos hizo reir, con su fina gracia herenciana.

Con el 775 Aniversario de la Carta Puebla como eje central de su pregón, y música de fondo, nos condujo a través de la historia de Herencia, desde “los hombrecillos prehistóricos que pintaron su Rendija (yacimiento herenciano) con dibujitos en las paredes, guerreros flacos, bichos con cuernos y seguro que alguna mujer culona, dibujos que, de ser sobados, han desaparecido”. Y así­ fue pasando por los siglos, con “unas gotejas de celtí­beros, un chorreoncillo largo de romanos, una lista de godos, dos dedicos de árabes y retoque de judeocristiano, cóctel que, agitado todo, lo sirves bien frí­o con una hojita de retranca, y nos sale un combinado especial y exclusivo llamado Herencia”.

Medidas excepcionales propuestas para preservar la esencia de las Fiestas

Martí­n Fontecha dejó claro que hoy estaba aquí­ para “convocaros a disfrutar de las fiestas y no para hurgar en las heridas de la historia”, y propuso “una serie de medidas para preservar el buen humor que debe reinar en las fiestas dadas las actuales circunstancias de crisis. Las medidas a tomar serán excepcionales. Proclamaremos nuestra independencia mientras duren las fiestas, elegimos al señor que más despotrique, añadimos estrella a nuestra bandera, hacemos un referendum en los bares”.

Así­ llamó a “proclamar a Herencia, como nuevo Estado de Europa para conseguir de una vez que sus Fiestas sean declaradas de Interés Turí­stico Nacional, o Torí­stico Nacional si hay toros. Mientras seamos independientes podremos enfrentarnos en fútbol a Real Madrid, Barcelona o al Bilbao”. Pidió con ironí­a controlar nuestros accesos al pueblo por todos los medios con instrucciones precisas: “Queda prohibida la entrada a representantes de la UE, a hombres de negro y similares, financieros, gafes, polí­ticos que sólo vienen cuando hay elecciones, a plomizos, cenizos y derrotistas, agoreros, aguafiestas, agoní­as, malasombras, malasangres, bacines, catavinos y ceporros”.

Nada de gachas, sino virutas de aceite deconstruidas con lágrimas de cerdo y ajo

“A cambio de que nos dejen en paz”, añadí­a, “estamos dispuestos a aplicar medidas de austeridad para hacer nuestras fiestas más baratas y sostenibles: recuperación de festejos desaparecidos, como restaurar el concurso de Feos, la materia prima es gratis y el éxito de participación está garantizado; candidatos no fallaran y yo me apunto. Transformar las 24 horas de futbol en 24 minutos y vamos chutando. Los coches de choque dejarán de ser eléctricos, los niños serán empujados por los padres. En el recinto de chiringuitos, los grupos podrán llevarse sus merenderas. Concurso de gachas, se pedirá asesorí­a a cocineros de fama internacional, que echan tan poca comida que vamos a ahorrar un montón en harina cerdo y pan. Cada plato elegante ya no se llamarán gachas sino virutas de aceite deconstruidas con lágrimas de cerdo y ajo, etc”.

Tuvo también un guiño final al carnaval, acompañado por una charanga de la banda de música, donde pidió “poner al mal tiempo buena cara, nos merecemos hacer un paréntesis. Olvidaros por unos dí­as del baile de siglas que nos rodea, de los polí­ticos que nos hunden más y más, disfrutar las fiestas como si fueran las mejores de nuestra vida. Participar. Viva la feria y la madre que nos parió”.

El pregón de Martí­n Fontecha fue mucho más. Antes desglosó una batalla tras otra, hasta Villacentenos, el origen de Herencia, y a la época Medieval, contado todo con dinamismo hasta llegar a los “primeros habitantes de nuestro pueblo, que sobreviví­an casi con un contrato basura, baldados de tanto trabajar, para pagar tributos a cambio de protección y obedecer órdenes”, y fue repasando toda la serie de apellidos que se asentaron, siglos tras siglos, en Herencia.

De los 550 primeros habitantes que recibieron la Carta Puebla en el siglo XIII se fue creciendo, tanto que llamó la atención del rey Pedro I el Cruel, que “estaba muy mal de la cabeza, pues se cargaba a todo el que se poní­a adelante”, aunque a nosotros nos dio el tí­tulo de Villa.

Se detuvo en la Inquisición, en sus asuras, en Isabel Garcí­a, la primera herenciana que sufrió los rigores del Tribunal inquisitorial. Y de ahí­ al siglo XV, cuando “por el facebook de aquella época, que eran los ambulantes que iban y vení­an por estos caminos de dios, supimos del descubrimiento de América, por un navegante llamado Colón, como el detergente, y nos metimos a descubridores como el herenciano Juan Vidal”.

Siglo XVI, cuando ya se hací­a vino en Herencia con la Iglesia en construcción. Y los pósitos “que eran el Cáritas de aquellas épocas”. Siglo XVII, construcción del Convento de las Mercedes, y que termina con la confirmación de casi un millar de herencianos: “Amos que menudo trají­n, el obispo tuvo que terminar con agujetas en las manos de tantas bendiciones como repartió”. Este siglo ya se podí­a “haber hecho la primera feria Herexpo, porque en Herencia habí­a 16 panaderos, mesoneros, merceros, tenderos de aceite y pescado y más comerciantes”. Siglo XVIII, “que empieza en España a palos como no podí­a ser de otra manera”, y que trajo la época de más esplendor y crecimiento a Herencia, con las huertas, la industria de la lana, etc.

1.000 arrobas de queso en el siglo 18, y primeros vestigios sobre Carnaval

Al final del siglo XVIII ya se producí­an 1.000 arrobas de queso, y muchos herencianos salen fuera a vender sus productos a los pueblos vecinos, y hay “quien dice que ya se vieron chinos de andar cansino por las sierras herencianas de los molinos”, contaba el pregonero; y un maestro instala los primeros caños de agua en el pueblo “para poder ahocicarse a beber agua”. Y surgen casi todas las ermitas que ahora conocemos y los primeros documentos que prueban la antigí¼edad de nuestro Carnaval.

Siglo 19. Entre muchas peleas y avatares, tuvimos la batalla de la Bólliga, donde “les dimos pal pelo a los franceses, que se han vengado ahora en el Mundial de baloncesto”. Y hasta enviamos un herenciano a Cádiz para que participara en la creación de “la Pepa” (Constitución de 1812). Siglo 20. Guerra Civil. Por desgracia, “por mucha memoria histórica que se reclame, no hemos aprendido nada de la historia. Con la polarización que tenemos aquí­ entre peleas y disputas, nos vamos hundiendo más y más, preocupados únicamente de quedar por encima del contrario y del vecino en vez de intentar cooperar y definir proyectos y objetivos comunes. “Si hasta somos capaces de discutir sobre las ví­rgenes de nuestro pueblo (Inmaculada y de las Mercedes), que es la misma virgen Marí­a, que representa a nuestras mujeres, y que sin ellas no entenderí­amos el desarrollo de nuestra herencia”, el primer gran aplauso.

Proclamación de Reina y Damas, entrega de Premios y Chupinazo inaugural
Esta Gala sirvió también para entregar los premios del 37º Certamen Nacional de Pintura “Jesús Madero”, cuyos principales premios recayeron en José Arnau, Fermí­n Garcí­a Sevilla y Francisco Javier Rodrigo. Y antes, se abrió la exposición de este Certamen en la Sala Municipal de Exposiciones (Parque Municipal), que permanecerá abierta hasta el 28 de septiembre; así­ como otra de Fotografí­a y Escultura del entrañable herenciano Jesús “Chamusca”, en el Teleclub.

La velada terminó con el tradicional Chupinazo a cargo de la Reina de las Fiestas y el concejal de Festejos, Sergio Garcí­a-Navas, después la comitiva inauguró el Recinto Ferial, asistió a los Fuegos Artificiales, y disfrutó de un aperitivo en Salones San Roque.

herencia.es

¿Y tú que opinas?

Por favor rellena todos los campos, tu email no se mostrara