La Copa de Herencia

Es un depósito de agua que fue construí­do hacia el año 1946, ubicado dentro del paraje natural de «La Pedriza», a unos 5 km. del casco urbano de Herencia y que ha sido restaurado recientemente.

Para entender la importancia que este monumento representa para los habitantes de Herencia, hay que remontarse a unos 200 años, cuando se comenzó la construcción de un pozo dentro de estos terrenos, que debí­a servir para el abastecimiento de agua, ya que la existente hasta ese momento era de muy baja calidad, siendo este un problema que arrastraba el municipio desde varios siglos atrás y para el que no se encontraba una solución satisfactoria.

El pozo, todaví­a en servicio, sirvió agua durante muchos años, siendo esta la única fuente de agua potable con la que contaba Herencia.

Posteriormente, en diferentes épocas se fueron acometiendo distintas obras para la canalización de agua desde este pozo hasta una fuente dentro del casco urbano, denominada «La Fuente del Caño».

En una de estas actuaciones, y dado que el agua llegaba al pueblo con muy poco caudal, se decidió que era necesaria la construcción de un depósito con la suficiente altura para conseguir que el agua llegase por gravedad con más fuerza a la fuente, momento en el que se comenzó la construcción de «La Copa».

El monumento, que fue realizado a escasos metros del pozo, recogí­a las aguas que se extraí­an del mismo a través de unas bombas y de éste fluí­a por gravedad hacia un sistema de canalizaciones y válvulas hasta la fuente del Caño.

La Copa del agua de Herencia
La Copa del agua de Herencia

La construcción de la Copa supuso en su dí­a una mejora sustancial del servicio de abastecimiento del agua, muy celebrada por todos los habitantes, que se beneficiaron de la llegada de una gran cantidad de agua de buena calidad en el centro del casco urbano, con la importancia que ello conlleva en un pueblo que durante varios siglos ha estado especialmente sensibilizado con el problema del agua.

Desde ese momento y hasta la actualidad la Copa pasó a ser una de las señas de identidad del pueblo de Herencia, siendo uno de los monumentos más apreciados y que mayor valor sentimental despierta en los habitantes de este municipio.

La copa fue construida por los hermanos Petronilo y José Antonio Garcí­a Navas.

Artí­culo publicado en Objetivo Castilla-La Mancha

¿Y tú que opinas?

Por favor rellena todos los campos, tu email no se mostrara