El convento de las monjas de Madrigal

El convento de las monjas de Madrigal

lineafirma

El convento de las monjas de Madrigal estaba en el antiguo palacio de Juan II, donde nació doña Isabel la Católica. Don Quijote tomó la torre de la iglesia por el palacio de la princesa Dulcinea que iba buscando, pero luego más cerca vio que era la iglesia principal del pueblo, y fue cuando dijo la famosa frase: con la iglesia hemos dado, Sancho (Cap. II, IX).

La iglesia principal de Madrigal es la de San Nicolás de Bari, y junto a ella ajusticiaron a Gabriel de Espinosa. Además de ésta, tiene también la de Santa María del Castillo, en la que se cree que fue bautizada la Reina Católica. Sancho contestó a Don Quijote: Y plegad a Dios que no demos con nuestra sepultura. Como he dicho, este asunto del falso rey Don Sebastián le costó la vida, además de al enigmático Gabriel de Espinosa, al agustino fray Miguel de los Santos, que nació en Portugal, pero sus ascendientes eran de Badajoz. La contestación de Sancho creo que habla por sí sola, y de la misma se desprende que eran conscientes de la arriesgada aventura en la que estaban metidos. Por lo que se dice en el capítulo, se comprende que se alude a estos sucesos de Madrigal. Cuando Don Quijote le pregunta a un mozo labrador por el palacio de la princesa Dulcinea, éste le contesta: para mí tengo que en todo él (Toboso) no vive princesa alguna; muchas señoras, sí, principales, que cada una en su casa puede ser princesa. Contestándole Don Quijote: “Pues entre ésas debe estar, amigo, ésta por quien te pregunto”. Dado el ocultismo sobre la verdadera filiación de Doña Ana de Austria, que ni conoció a su madre, malamente podría saber el labrador que en Madrigal había princesas. Además le dice a Don Quijote que pregunten al cura o al sacristán que viven en la casa frontera porque él no es de allí. Don Quijote venía por primera vez al pueblo y no conocía ni había visto nunca a Dulcinea. ¿Era la llegada a Madrigal de Fray Miguel de los Santos?. Es incuestionable que estuvo allí, y que algún día llegó allí por primera vez, y es incuestionable que dio con la sepultura por semejante aventura.

Doña Ana quiso mucho a fray Miguel de los Santos. El siguiente capítulo se titula: La industria que Sancho tuvo para encantar a la señora Dulcinea (matiz muy importante, porque Sancho fue el quijote de esta historia, no Don Quijote). A este capítulo II, X pertenecen estas palabras: ¿pareceos que fuera acertado y bien hecho que si los del Toboso supiesen que estáis vos aquí con intención de ir a SONSACARLES sus princesas y a desasosegarles sus damas, viniesen y os moliesen las costillas a puros palos, y no os dejasen hueso sano?. La contestación de Sancho no tiene desperdicio: En verdad que tendrían mucha razón, cuando no considerasen que soy mandado. Se confiesa un simple mensajero, que es lo que fue en realidad fray Miguel de los Santos. Estos sucesos históricos no pasaron en el Toboso, sino en Madrigal, aunque estuviesen implicados en él importantes linajes toledanos.

En El Toboso vivieron, por ejemplo, ascendientes de Fray Luis de León, perseguidos por judaísmo. Fray Luis murió en Madrigal en 1591, tres años antes de que estallase el escándalo, y su presencia también es detectable en estos capítulos de El Quijote.

“El Quijote”, corresponde a estos hechos históricos y que por tanto se trata de la iglesia de Madrigal. Es curioso que esta frase haya sido tan mal interpretada. Cuando fui a este pueblo, entré por la puerta de Arévalo, y me pasó como a Don Quijote: lo primero que topé fue con esta iglesia. Justo con la esquina donde lleva un escudo cuartelado que me llamó mucho la atención porque en uno de los cuarteles lleva trece roeles, como los de las armas de Bustamante, que conocí desde siempre, porque nací frente a una casa de Bustamante. Pero no me temblaron las piernas sólo por esto. Me temblaban porque cuando leía este capítulo del Quijote me preguntaba si tendrían las víctimas de Madrigal ascendencia Bustamante, pues Don Quijote se preocupó mucho cuando le oyó cantar al labrador: Mala la hubistes, franceses,/ En esa de Roncesvalles, romance por el que pasó a la historia la famosa rota de Carlomagno, y los Bustamante tienen acreditada su ascendencia hasta Rodrigo de Bustamante, sobrino de este Emperador. Además de esto observaba que hablaban del pueblo como arquitectos o urbanistas y recordaba que Bartolomé de Bustamante Herrera, secretario del Arzobispo Juan Tavera, fue el arquitecto que hizo del famoso hospital de Toledo, cuyo emplazamiento se discutió muchísimo, por considerarlo alejado de la ciudad, aunque finalmente el proyecto se llevó a cabo. Lo que no sabía hasta que llegué a Madrigal, es que la familia Tavera tenía allí un palacio. Bustamante estuvo también viendo la marcha de las obras de El Escorial. Es posible que tuviese parentesco con Juan de Herrera

Por Quirieleisón


Volver

Historia, cultura, costumbres, tradiciones y fiestas de Herencia